[Historias secretas de la biblia] El colega de Moisés (2 de 4)

Lo primero, para los que todavía no habéis leído la primera parte de esta historia, os dejamos el link para la mayor comodidad posible de nuestros lectores 😀
Primera Parte

Y ahora, a coger las palomitas o los chetos o una dosis de tu droga favorita, y ya estas listo para seguir disfrutando de las aventuras de Josué, su llegada al Mar Rojo, el Monte Sinaí…. y muchas más aventuras que les esperan a él y a su colega Moisés (¡Qué emocionante!)

Tsss! Silencio que ya empieza…………

———————————————————————————————————————

 

3 de Junio de 1441 a.C.

Madre:

Hola mami, soy tu hijo. ¡Por fin hemos llegado al Mar Rojo! Nos ha costado un poco llegar, porque dos días después de salir de Migdol, Moisés se acordó que se había dejado su bastón allí y tuvimos que volver a por él. No sé qué perra le ha entrado con el dichoso palo, que según él se lo ha dado Dios, aunque estoy casi seguro que se tropezó con él, el primer día de viaje (después de haberse tomado un par de botellas de vino). Ya me he dado mi primer baño, el agua no estaba tan fría como yo esperaba, pero con este calor es una gozada poder bañarse. Nos hemos encontrado unas barcas en la orilla del río, nadie ha estado nunca fuera de Egipto, así que hemos decidido que sería una oportunidad única de ver que hay más allá del Mar. Nos hemos montado en las barcas y nos vamos a la otra orilla del Mar Rojo. Hicimos una fiesta antes de cruzar el mar, Moisés se puso borrachísimo, otra vez, y le entro la paranoia de que iba a separar las aguas para que fuéramos andando. Tenías que haberle visto dando palmadas en el agua xD

Tu hijo que te quiere;

Josué

PD: Cuando nos estábamos yendo en barca, me pareció ver al Faraón con su ejército a lo lejos, supongo que vendrá para acompañarnos a la vuelta y que no nos pase nada, ¡Que faraón más majo tenemos!

10 de Junio de 1441 a.C.

Madre:

Hola mama soy Josué. Al final cruzamos el Mar Rojo sin problemas. Llegamos a un desierto, desde donde se veía una montaña enorme, y decidimos ir hacia allí. En menos de un día llegamos al monte, que hemos decidido llamar monte Sinaí (el nombre se le ocurrió a Moisés). Pensamos que sería bueno montar aquí un campamento, no queríamos seguir caminando, porque luego nos queda la vuelta. No es que tenga ganas de volver a la obra, después de todo las condiciones de trabajo que tenemos no son las mejores, pero ya me ha entrado la morriña y tengo ganas de volver a casa para veros a todos de nuevo y contaros todas las cosas que hemos visto. El otro día Moisés acabó hasta el culo como siempre, le dio un chungo y se puso pesadísimo con lo de la tierra prometida, el éxodo y otras cosas raras. Le dijimos que se subiera un rato al monte a ver si le da el aire, y así de paso nos dejaba un rato en paz, pero ya hace tres días de aquello y empiezo a estar un poco preocupado por él. Los demás ya están un poco cansados de tanta fiesta y hemos decidido que en cuanto baje Moisés del monte, recogemos los bártulos y nos vamos a casa de vuelta. Parece que nuestro viaje está llegando a su fin, ya llevamos muchos días fuera de casa y nos lo hemos pasado genial, pero hay que retomar las obras, esas pirámides no se van a construir solas, ¿verdad?

Te quiere mucho;

Josué

-Saludos del Doctor ¿Es más grande por dentro?-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s